Jorge Aguirre Charvet

Blog para la reflexión sobre la actualidad, el periodismo y la comunicación Email: jaguirrech@gmail.com Quito - ECUADOR

6/19/2007

 
Se nos está viniendo algo grande


Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket


Pocos ecuatoriano se dan cuenta que vivimos los prolegómenos de una etapa que nos costará “sangre, sudor y lágrimas”, Con la excusa de que las cosas cambiarán con la revolución ciudadana y la muerte de la politiquería, asistimos al inicio de una etapa de abusos e intolerancias desde el Poder Ejecutivo.
No de otra forma interpreto todas las acometidas que de enero acá hemos visto contra los poderes constitucionales, el descabezamiento de militares y policías, la siembra de dudas sobre el accionar de los medios de comunicación, el ataque a instituciones fundamentales, el insulto procaz, las actitudes despóticas.
Lo más reciente es el atentado contra la libertad de un ciudadano que, cierto o falso, hizo un gesto insultante y dio con sus huesos en la cárcel y para él no hubieron leyes, habeas corpus si ningún recurso para revindicar sus derechos, peor el apoyo de los organismos que velan por los derechos humanos.
“El que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que produzcan los errores”, decía Simón Bolívar. Ese supuesto “gesto insultante” no será acaso un síntoma de la inquietud ciudadana que comienza a surgir, descontenta porque vivimos lo mismo de siempre.
Reproduzco a continuación dos comentarios sobre el supremo “úcase” imperial contra el ciudadano Ordóñez, el uno de un periodista que creí había perdido la perspectiva y, enceguecido, apoyaba, todo, absolutamente todo lo proveniente de Carondelet; y, el otro, de una partidaria desilusionada. Sobras comentarios.
Grafico este post con el poster de moda: el gran ogro del pantano convertido en el monarca absoluto del reino de nunca jamás, saliendo poco a poco a escena, no solo mostrando los trazos de su corona imperial sino, por qué no, las uñas que seguramente ornamentan sus garras indecorosas.

No se culpe a nadie
Mauricio Ordóñez ya está libre. El ciudadano que supuestamente atentó a “la majestad” del poder haciendo gestos contra la caravana presidencial pasó en la cárcel cinco días desde el pasado miércoles 13.
El sábado 16, en su cadena radial, el presidente Correa acusó a la prensa de que ha sobredimensionado el caso y amenazó que si el país quiere que esos hechos queden impunes tendrán que cambiar las leyes, pero que en ese caso él se irá del poder.
El domingo 17, abogados prestigiosos asumieron la defensa de Ordóñez y ese mismo día el ofendido Presidente visitó al ciudadano en la prisión. Pocos saben el contenido del diálogo entre Ordóñez y el Jefe de Estado, pero es evidente que Correa evaluó el alto costo político de su bravata y decidió cambiar de estrategia.
El lunes, aparentemente, terminó la telenovela. El juez de la causa dijo no encontrar razones para seguir el proceso y ordenó la libertad del detenido.
Al salir del Centro de Detención Provisional de Quito, un lugar sórdido donde la dignidad humana suele vivir las peores humillaciones, esperaban a Ordóñez decenas de reporteros que querían saber algo preciso: ¿le pidió perdón el presidente Correa?
El ciudadano prefirió callar. No dijo nada contra quien le quitó cinco días de su vida, lo humilló y le hizo sentir que en el Ecuador existe una fuerza omnipotente llamada Presidencia de la República. Una fuerza insensible, atrabiliaria y ciega. Una fuerza que parece residir en Carondelet desde la dictadura militar y contagiar a quienes se sientan en su trono. ¿Serán esos los fantasmas de los que hablaba Abdalá Bucaram?
En la puerta del penal y presionado por los micrófonos y las cámaras de televisión, Mauricio Ordóñez mostró un corazón noble: abrazó a su esposa y solicitó a los periodistas que respetasen su silencio.
Probablemente el presidente Correa piense que con eso “da vuelta a la página”. Según él, ahora el pueblo tendrá que concentrarse en ganar lo que él llamó “la madre de todas las batallas”: la asamblea constituyente.
Pero no es tan fácil. Muchos seguidores de Correa intentan entender el chuchaqui moral por el que atraviesan. Cuando lo apoyaron en las urnas confiaron en él para que fuera la herramienta del cambio profundo que reclama el país, pero hoy, cinco meses después del estreno del nuevo gobierno, las dudas empiezan a carcomer el alma de los esperanzados ciudadanos.
A ellos les resulta difícil entender que no existan diferencias en la telaraña del discurso aristocrático de Lucio Gutiérrez y Rafael Correa en torno a “ la majestad del poder”. Que un video revele que sigue vigente el intercambio de votos en el Congreso y obras en las provincias. Que las listas de Alianza País para la asamblea se adornen con bailarinas, modelos y presentadores de televisión y no se cumpla la prometida meritocracia. Que Correa se enfrasque en una caprichosa disputa por el puente de la Unidad Nacional. Que se responsabilice a los medios del sobredimensionamiento provocado por la propia intolerancia del poder.
El caso Ordóñez será difícil olvidar. Y quizás sus ecos resuenen en las urnas el próximo 30 de septiembre. Si el resultado es adverso para la Revolución Ciudadana no se culpe a nadie. A nadie más que a la compleja psicología política presidencial.
Rubén Darío Buitrón
rubendariobuitron@yahoo.com

Su majestad
Yo le aposté a Rafael Correa. Y le sigo apostando: con fe, con esperanza… espero nunca tener que hacerlo por caridad. Cuando me temí (nos temíamos) que el “banano man”, como le dice un amigo, pudiera llegar al poder, hice todo lo que en mi mano estuvo para impedirlo, no solo porque Correa fuera “el menos malo”, sino también porque consideraba, y considero, que tiene un proyecto viable, justo, íntegro y válido para el país, y porque pensé -todavía pienso- que es la persona más indicada para conducir el destino inmediato del Ecuador.
Por eso me apena y me desconcierta el apresamiento del señor Mauricio Ordóñez, acusado de haber hecho una “mala seña” al Presidente.
¿Qué me apena y me desconcierta? Dos que tres cositas:
El apresamiento. ¿Qué se quiere demostrar con esto? Creo que la mayor parte de gente está consciente de eso que han dado en llamar, citando el texto de la ley, “la majestad del cargo que ostenta”, frase que, para mí, se contrapone en mucho a la otra expresión, habitual en este gobierno, de “ciudadano presidente”. ¿Con qué nos quedamos? ¿Es un “ciudadano” o es “Su Majestad” (lo cual lo ascendería ipso facto a por lo menos rey)? Porque si es y se siente un ciudadano, como asegura, entonces toca una de dos: o se pasa el hecho como la malacrianza que es, sin hacer tanta bulla, o se mete a la cárcel a todo otro ciudadano o ciudadana que agreda con el gesto a sus ciudadanos congéneres, situación que haría colapsar en un dos por cuatro el sistema penitenciario nacional. Pero lo que vemos aquí es, más bien, la reacción de Su Majestad ante el súbdito que ha osado expresar, de un modo heterodoxo, es cierto, su inconformidad con algún aspecto del régimen.
La Santa Indignación. No solo de Correa, que es el ofendido, sino del jefe de la escolta, que manda a apresar al hombre, y de quienes defienden lo, a mi juicio, indefendible. Me pregunto, como madre, como educadora que he sido durante más de veinte años: ¿era necesario? ¿no bastaba una amonestación, si mismo se quería darle importancia al hecho? Sabemos, por la vida y la profesión, que la atención excesiva sobre la mala conducta la refuerza en lugar de debilitarla, que el castigo y la represión casi nunca dan los resultados deseados, y que más bien ahondan los conflictos, como está sucediendo en este momento.
La nostalgia del autoritarismo. Solo una pregunta: ¿a cuál de todos los ex presidentes del Ecuador en los últimos treinta años nos recuerda el apresamiento del ciudadano Ordóñez?
El emperro. “… y si no les gusta, renuncio”. Frase que en boca de Rafael Correa se comienza a desgastar, y que desdice profundamente de La Majestad del Cargo que Ostenta.
Noblesse oblige, se dice en francés, idioma que nuestro presidente domina. La nobleza obliga. La Majestad del Cargo que Ostenta lo obliga, precisamente, a la ponderación exacta de los hechos y las reacciones, a la reflexión, al control de su impulsividad y a la consecuencia con el hecho de haber adoptado el apelativo de Ciudadano Presidente, con el que yo me quedo más allá de cualquier majestad, porque en la sencillez de esas dos palabras es en donde se hace carne y sangre la enorme y enaltecedora responsabilidad de conducir la lucha por construir un país de verdad solidario y equitativo.
Lucrecia Maldonado
carneyhueso2003@yahoo.com

Archivos

05/02/2004   05/04/2004   05/11/2004   05/12/2004   05/30/2004   07/26/2004   08/05/2004   08/12/2004   09/06/2004   10/08/2004   10/09/2004   12/03/2004   12/25/2004   01/29/2005   02/05/2005   03/05/2005   04/24/2005   04/26/2005   06/20/2005   06/28/2005   07/14/2005   07/25/2005   08/23/2005   11/03/2005   11/09/2005   12/06/2005   12/08/2005   12/13/2005   12/18/2005   12/27/2005   12/31/2005   01/10/2006   01/12/2006   01/30/2006   01/31/2006   02/25/2006   03/30/2006   04/02/2006   04/29/2006   05/08/2006   05/11/2006   05/14/2006   05/24/2006   06/03/2006   06/06/2006   06/07/2006   06/21/2006   07/01/2006   08/03/2006   09/09/2006   09/21/2006   10/07/2006   11/03/2006   11/18/2006   12/05/2006   12/08/2006   12/21/2006   12/30/2006   01/07/2007   01/21/2007   02/03/2007   02/11/2007   02/20/2007   03/04/2007   04/01/2007   04/11/2007   04/12/2007   05/01/2007   05/06/2007   05/08/2007   05/09/2007   05/14/2007   05/23/2007   06/09/2007   06/19/2007   06/23/2007   06/24/2007   06/30/2007   07/05/2007   07/09/2007   07/26/2007   07/31/2007   08/02/2007   08/04/2007   08/05/2007   08/12/2007   09/03/2007   09/23/2007   10/04/2007   10/21/2007   12/14/2007   01/21/2008   01/28/2008   01/29/2008   01/30/2008   01/31/2008   02/01/2008   02/05/2008   02/06/2008   02/08/2008   02/09/2008   02/13/2008   02/14/2008   02/15/2008   02/16/2008   02/18/2008   02/19/2008   02/21/2008   02/22/2008   02/23/2008   02/25/2008   02/27/2008   02/28/2008   02/29/2008   03/01/2008   03/02/2008   03/03/2008   03/04/2008   03/05/2008   03/06/2008   03/07/2008   03/08/2008   03/09/2008   03/10/2008   03/11/2008   03/12/2008   03/13/2008   03/14/2008   03/15/2008   03/16/2008   03/17/2008   03/18/2008   03/19/2008   03/20/2008   03/21/2008   03/22/2008   03/23/2008   03/24/2008   03/25/2008   03/26/2008   03/27/2008   03/28/2008   03/29/2008   03/30/2008   03/31/2008   04/01/2008   04/02/2008   04/03/2008   04/04/2008   04/05/2008   04/07/2008   04/08/2008   04/09/2008   04/10/2008   04/11/2008   04/13/2008   04/14/2008   04/15/2008   04/16/2008   04/17/2008   04/18/2008   04/19/2008   04/25/2008   04/26/2008   04/27/2008   04/28/2008   04/29/2008   04/30/2008   05/06/2008   05/07/2008   05/08/2008   05/12/2008   05/13/2008   05/14/2008   05/15/2008   05/16/2008   05/18/2008   05/19/2008   05/20/2008   05/21/2008   05/22/2008   05/23/2008   05/24/2008   05/26/2008   05/27/2008   05/28/2008   05/29/2008   05/31/2008   06/02/2008   06/03/2008   06/06/2008   06/10/2008   06/11/2008   06/12/2008   06/13/2008   06/15/2008   06/16/2008   06/17/2008   06/18/2008   06/19/2008   06/20/2008   06/21/2008   06/22/2008   06/23/2008   06/25/2008   06/26/2008   06/28/2008   06/30/2008   07/01/2008   07/02/2008   07/03/2008   07/08/2008   07/09/2008   07/10/2008   07/11/2008   07/12/2008   07/14/2008   07/15/2008   07/16/2008   07/17/2008   07/18/2008   07/19/2008   07/21/2008   07/22/2008   07/23/2008   07/24/2008   07/25/2008   07/26/2008   07/27/2008   07/28/2008   07/29/2008   07/30/2008   08/01/2008   08/03/2008   08/04/2008   08/05/2008   08/06/2008   08/07/2008   08/08/2008   08/24/2008   08/30/2008   09/13/2008   09/19/2008   10/13/2008   11/26/2008   12/03/2008   12/04/2008   12/05/2008   12/06/2008   12/07/2008   12/09/2008   12/22/2008   12/24/2008   01/03/2009   01/14/2009   01/20/2009   01/31/2009   03/10/2009   04/16/2009   06/01/2009   06/23/2009   07/10/2009   08/06/2009   01/01/2010   02/20/2010   02/24/2010   02/26/2010   02/28/2010   04/19/2010   05/03/2010   07/08/2010   09/21/2010   10/18/2010   12/07/2010   12/27/2011   05/10/2015   06/15/2015   08/21/2015  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]