Jorge Aguirre Charvet

Blog para la reflexión sobre la actualidad, el periodismo y la comunicación Email: jaguirrech@gmail.com Quito - ECUADOR

5/10/2015

 

Perfil sicológico del tirano de Ecuador



Al interior del presidente
(Reflexiones sobre la personalidad de Rafael Correa desde la psicoterapia humanista)
Por Adolfo Macías Huerta / @adolfomacias
Fuente: www.barraespaciadora.com
1.- El carácter del presidente
Cuando Fritz Perls, creador de la terapia gestáltica, explicó la forma en que las personas manipulan el medio ambiente para conseguir de otros lo que no pueden darse a sí mismas, describió una divertida serie de caracteres o personajes que solemos encarnar en nuestras relaciones humanas: la reina del drama, el niño bueno, el loco, la víctima, el estúpido, etcétera.
La reina del drama es una mujer que dramatiza sus estados de ánimo para sostener la atención de los otros y evitar quedarse sola. El niño bueno hace lo que los otros esperan de él para conseguir aprobación (el típico santurrón). El estúpido se niega a entender lo que no le conviene. En fin, todo un juego de manipulación para conseguir de otros lo que no me doy a mí mismo, para evitar enfrentar de manera honesta mi propia vida y movilizar mis propios recursos y aptitudes de la manera correcta.
Uno de estos personajes –pintorescamente descritos por Perls– era el matón. Un hombre crecido de torso y con mirada desafiante que parece decir “si te metes conmigo, te va a ir mal”. Su actitud y su fuerza están dirigidas a conseguir obediencia, se quiere sentir superior al resto y es generoso con quienes lo admiran y buenamente ocupan su lugar (por debajo de él). Esta descripción concuerda en varios aspectos con el carácter (la máscara, la impostura) del presidente ecuatoriano Rafael Correa. Lo curioso es que cuando Correa detiene la caravana presidencial para enfrentar a un colegial que le ha hecho una mala seña, no es solo el chico quien está siendo amenazado, sino él mismo, pues adopta una posición de inferioridad al pedirle respeto a un niño malcriado. El respeto por parte del niño es tan esencial para su autorrespeto, que lo necesita, lo necesita a toda costa. Y no lo tiene. ¡Y enloquece! Por un instante es tan débil como no quiere serlo, pues muestra la dependencia que tiene de la aprobación de un otro tan insignificante como un adolescente que camina por la vereda con su mamá.  Paradójico, ¿verdad? Esta paradoja define al personaje. ¿Por qué alguien poderoso puede necesitar ese respeto hasta el nivel en que él lo necesita? Probablemente lo busca porque no lo tuvo cuando lo necesitó para consolidar una personalidad afectivamente bien nutrida.
En el proceso de formación de un ser humano hay experiencias que dejan “agujeros” en la personalidad. Si fuiste humillado, si no recibiste la valoración que necesitabas, puedes fácilmente convertirte en el hombre de poder que obliga a todos a mirarlo hacia arriba. Esto no es nada fuera de lo común: todos tenemos agujeros en nuestra personalidad, todos manipulamos y evadimos la verdad de una u otra manera. Lo cuestionable es hacer de tu estrategia de carácter y de tus vacíos emocionales una política pública, y crear leyes que te “aseguren el respeto”.  Hacer de tu intolerancia personal (tu miedo al irrespeto o la desvalorización) un asunto de Estado. Hace poco, un amigo mío decía en su red social: “Por Dios, hagamos una colecta para pagarle la terapia a este hombre”. Me reí mucho con eso. Pero no deja de tener la razón: a todos nos atañe la paz emocional de una persona que se siente amenazada de no recibir el respeto de los demás y ser un ciudadano cualquiera, expuesto a la crítica, la burla o las agresiones ocasionales que otros mortales puedan hacerle en un momento de alteración.
2.- El cuerpo del presidente
Correa se va volviendo poco a poco una caricatura de sí mismo. En la Bioenergética de Lowen se describe el aspecto físico de las personas como parte de esta estrategia caracterológica: desarrollo exagerado del torso, el cuello  y los hombros, aspecto que permite imponer temor. La energía que asciende hacia arriba deja la parte inferior –genitales y rodillas, sobre todo– con menos energía. Su fuerza oculta así una suerte de vulnerabilidad interna que el “carácter psicopático” no desea mostrar a nadie. La vulnerabilidad del presidente, es decir, su dependencia del aprecio ajeno, es difícil de percibir. En realidad teme que, si se muestra débil vayan a abusar de él o vayan a dejar de respetarlo. Esto, por supuesto, es falso. Es una creencia emocional que impide a la persona fluir, mostrarse tal y cómo es, sin adoptar posturas o actitudes disuasivas. Es como esas mariposas que simulan en sus alas, por mímesis, los ojos amenazantes de un animal peligroso.
El ideario emocional implícito del carácter sicopático, según Lowen, es el siguiente: ”Podría estar cerca de ti y gozar de tu intimidad si me dejara controlar o utilizar. Esto no puedo permitirlo, pero tampoco puedo prescindir del acercamiento. Por lo tanto: puedes estar en mi intimidad mientras quedes en un plano de inferioridad.” ¿Les suena de algo?
Lógicamente, este carácter, como todos, tiene sus ventajas para ejercer el liderazgo, controlar procesos, ejercer disciplina, pero necesita cierta flexibilidad para no degenerar en actitudes prepotentes o amedrentadoras. Repito: todos tenemos un carácter, pero necesitamos madurar emocionalmente para flexibilizarlo, para ser más humanos, más aceptantes de los otros y de nosotros mismos. Esto, que es opcional para muchas personas, es una responsabilidad para un político que ocupa un cargo como el que ocupa Rafael Correa. Pedir ayuda, reconocer sus incapacidades y escuchar a otros no lo va a volver “débil” (dentro de su sistema de creencias, o eres fuerte o eres débil), sino accesible, real, y le permitirá retractarse y retomar el rumbo cuando esto sea necesario. No admitir mis errores, no aceptarlos como parte inevitable del proceso, es peligroso para un país si soy su gobernante. Es tan simple decir: “Me equivoqué, no desarrollamos la matriz productiva, no estamos exportando lo suficiente y ahora estamos endeudados, tenemos que hacer un plan de emergencia para salvar nuestra economía; pero hemos creado una infraestructura vial y hospitalaria importante, así que no estamos tan mal, señores, hay que trabajar ahora en contra del tiempo”. Esto tendría una fuerza disolvente en la oposición, sumaría votos y voluntades constructivas. Pero no puede hacerlo porque no adquiere todavía la madurez emocional para concientizar las desventajas de su carácter. Entonces, Correa sucumbe al miedo de “mostrarse débil”, pesadilla básica de una personalidad dominante. Y se baja del auto y camina hacia el niño que le hace una yuca como si fuera una terrible ofensa a su majestad. Ni siquiera puede reírse del niño malcriado que le hace una mala seña. Lo saca de quicio, porque su creencia fantástica es la siguiente: “Si acepto que me trate un niño de esta manera, ya nadie me va a respetar”. Creencia falsa, tremendista, sin relación con la realidad.
3.- El presidente como símbolo de proyección
Otro de los aspectos que llama mi atención respecto a la personalidad del presidente ecuatoriano tiene relación con su rol en el imaginario colectivo. Rafael Correa es un símbolo de proyección. Si nos gusta que domine es porque proyectamos en él ese empoderamiento del que carecemos o del que no hemos tomado conciencia como ciudadanos. Es algo que cualquiera puede certificar. Si tengo miedo a no poder hacer algo, adularé a alguien que lo haga por mí y le diré lo bueno que es. La solución, el crecimiento real es saber que puedo y que mi ausencia de poder es solamente ilusoria, un miedo creado por cierto complejo de inferioridad.
La interconexión entre complejo de inferioridad y complejo de superioridad fue comentada por Jung en varias obras. La persona con complejo de inferioridad se siente secretamente superior a los demás que no lo reconocen. Por eso los desprecia. Y al contrario: la persona con complejo de superioridad, como nuestro presidente, guarda su vulnerabilidad y dependencia del aprecio ajeno como un secreto que no debe ser conocido. Esto, que sucede a nivel interno, se manifiesta en el plano social como una interdependencia entre un pueblo con sentimientos de inferioridad y su “hombre de poder”, convertido en depósito de sus sueños frustrados de superioridad. El sentimiento de que hay una brecha insalvable se hace sentir: él tiene poder, yo ninguno. ¿Qué puedo yo, si no soy nadie mismo? Uno pobre…
Creer que necesitamos alguien que nos controle supone la creencia correspondiente de que los ciudadanos ordinarios no somos dignos de confianza. El ciudadano promedio ecuatoriano se siente distante del poder, se queja y quiere que “alguien haga algo”. Si Correa hace lo que hace, es porque desplazamos nuestra responsabilidad de ciudadanos en un hombre, y un solo hombre no puede gobernar una sociedad. La sociedad debe autoorganizarse a través de sus mecanismos de representación desde un debate público que esté al alcance del entendimiento colectivo. Participar del poder, al menos desde el pronunciamiento público de nuestras opiniones, es la única manera de superar este complejo de inferioridad ciudadana. No necesitamos botar a Correa: lo que necesitamos es dejar de creer que alguien va a venir “ahora sí” para salvarnos. ¿Salvarnos de qué? De nuestra temida incapacidad.
A tal pueblo (humilde, resignado), tal presidente (orgulloso, autoritario). Así de simple.

Comentarios: Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo



<< Página Principal

Archivos

05/02/2004   05/04/2004   05/11/2004   05/12/2004   05/30/2004   07/26/2004   08/05/2004   08/12/2004   09/06/2004   10/08/2004   10/09/2004   12/03/2004   12/25/2004   01/29/2005   02/05/2005   03/05/2005   04/24/2005   04/26/2005   06/20/2005   06/28/2005   07/14/2005   07/25/2005   08/23/2005   11/03/2005   11/09/2005   12/06/2005   12/08/2005   12/13/2005   12/18/2005   12/27/2005   12/31/2005   01/10/2006   01/12/2006   01/30/2006   01/31/2006   02/25/2006   03/30/2006   04/02/2006   04/29/2006   05/08/2006   05/11/2006   05/14/2006   05/24/2006   06/03/2006   06/06/2006   06/07/2006   06/21/2006   07/01/2006   08/03/2006   09/09/2006   09/21/2006   10/07/2006   11/03/2006   11/18/2006   12/05/2006   12/08/2006   12/21/2006   12/30/2006   01/07/2007   01/21/2007   02/03/2007   02/11/2007   02/20/2007   03/04/2007   04/01/2007   04/11/2007   04/12/2007   05/01/2007   05/06/2007   05/08/2007   05/09/2007   05/14/2007   05/23/2007   06/09/2007   06/19/2007   06/23/2007   06/24/2007   06/30/2007   07/05/2007   07/09/2007   07/26/2007   07/31/2007   08/02/2007   08/04/2007   08/05/2007   08/12/2007   09/03/2007   09/23/2007   10/04/2007   10/21/2007   12/14/2007   01/21/2008   01/28/2008   01/29/2008   01/30/2008   01/31/2008   02/01/2008   02/05/2008   02/06/2008   02/08/2008   02/09/2008   02/13/2008   02/14/2008   02/15/2008   02/16/2008   02/18/2008   02/19/2008   02/21/2008   02/22/2008   02/23/2008   02/25/2008   02/27/2008   02/28/2008   02/29/2008   03/01/2008   03/02/2008   03/03/2008   03/04/2008   03/05/2008   03/06/2008   03/07/2008   03/08/2008   03/09/2008   03/10/2008   03/11/2008   03/12/2008   03/13/2008   03/14/2008   03/15/2008   03/16/2008   03/17/2008   03/18/2008   03/19/2008   03/20/2008   03/21/2008   03/22/2008   03/23/2008   03/24/2008   03/25/2008   03/26/2008   03/27/2008   03/28/2008   03/29/2008   03/30/2008   03/31/2008   04/01/2008   04/02/2008   04/03/2008   04/04/2008   04/05/2008   04/07/2008   04/08/2008   04/09/2008   04/10/2008   04/11/2008   04/13/2008   04/14/2008   04/15/2008   04/16/2008   04/17/2008   04/18/2008   04/19/2008   04/25/2008   04/26/2008   04/27/2008   04/28/2008   04/29/2008   04/30/2008   05/06/2008   05/07/2008   05/08/2008   05/12/2008   05/13/2008   05/14/2008   05/15/2008   05/16/2008   05/18/2008   05/19/2008   05/20/2008   05/21/2008   05/22/2008   05/23/2008   05/24/2008   05/26/2008   05/27/2008   05/28/2008   05/29/2008   05/31/2008   06/02/2008   06/03/2008   06/06/2008   06/10/2008   06/11/2008   06/12/2008   06/13/2008   06/15/2008   06/16/2008   06/17/2008   06/18/2008   06/19/2008   06/20/2008   06/21/2008   06/22/2008   06/23/2008   06/25/2008   06/26/2008   06/28/2008   06/30/2008   07/01/2008   07/02/2008   07/03/2008   07/08/2008   07/09/2008   07/10/2008   07/11/2008   07/12/2008   07/14/2008   07/15/2008   07/16/2008   07/17/2008   07/18/2008   07/19/2008   07/21/2008   07/22/2008   07/23/2008   07/24/2008   07/25/2008   07/26/2008   07/27/2008   07/28/2008   07/29/2008   07/30/2008   08/01/2008   08/03/2008   08/04/2008   08/05/2008   08/06/2008   08/07/2008   08/08/2008   08/24/2008   08/30/2008   09/13/2008   09/19/2008   10/13/2008   11/26/2008   12/03/2008   12/04/2008   12/05/2008   12/06/2008   12/07/2008   12/09/2008   12/22/2008   12/24/2008   01/03/2009   01/14/2009   01/20/2009   01/31/2009   03/10/2009   04/16/2009   06/01/2009   06/23/2009   07/10/2009   08/06/2009   01/01/2010   02/20/2010   02/24/2010   02/26/2010   02/28/2010   04/19/2010   05/03/2010   07/08/2010   09/21/2010   10/18/2010   12/07/2010   12/27/2011   05/10/2015   06/15/2015   08/21/2015  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]